jueves, 16 de diciembre de 2010

Mi abuela "Chucha": Aires de grandeza


Mi abuela tuvo una época donde se consideró a sí misma lo que puede llamarse científicamente “una vieja podrida en plata”.
Con decir que los sábados y los domingos hacia preparar a la criada doble ración de chauchas con huevo duro, ¡¡¡para las gallinas!!!

Por la tarde salía oronda por la peatonal del barrio (improvisada con dos chatas atravesadas en la calle Cuattrochio intersecciones Chagas y Bragetti) a pasear a su increíble ejemplar canino cruza Terrier con algo más, al que llamaba Villarreal. Hasta el nombre del bicho era de alta alcurnia, de la realeza.
Saltaba a la vista que tenía una gran necesidad de mostrar a Dios y María Santísima todo el poderío (económico principalmente) que la recubría, por lo que durante las festividades de un Día del Niño se autoproclamó Magnánima Dignataria con Amplios Poderes sobre El Resto de los Mortales. Intentó hacerse llamar MADICAPOSERMO, pero este decreto no fue acatado correctamente, claro (el único que pudo pronunciar semejante cargo honorífico fue Núñez, el gangoso).
Toda esta opulencia llegó a su fin el día la vieja timbera perdió su carruaje, una Estanciera bastante linda con algunas picaduras y algo flojita de papeles en el bingo. Una lástima (se quedó sin pique de chofer el choricero Garmendia).


Banda de Sonido recomendada: "Crazy About Money", Emir Kusturica & The No Smoking Orchestra.

9 comentarios:

  1. Pobre abuela Chucha, se le terminó la buena vida.
    Sus dibujos impecables, como siempre, Don Cretino.
    Al final, le mandé mail y nunca respondió. Cuanta maldad =P

    ResponderEliminar
  2. Es que hay quien entiende que el dinero solo sirve para demostrar que se tiene dinero.

    ResponderEliminar
  3. Que buena descripción de tanto argentino, me interesará saber como lo viviste vos...

    jlg

    ResponderEliminar
  4. Todo pueblo tiene una vieja que se cree de alcurnia por el sólo hecho de cobrar una pensión de viudez...

    Y a todas, a todas, les gusta el bingo.

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
  5. jajaja miralo vos al carnicero jaja!
    esta abuela chucha...ir a jugarse la estanciera al bingo!

    ResponderEliminar
  6. Como no es tiempo de dispendios, te traigo un regalo sencillo, mi poema, mi voz y mi falda. Pincha en : te regalaré mi falda.
    FELICES FIESTAS

    ResponderEliminar
  7. en mi familia hay una asi tambien.

    :-) la describe perfectamente.

    gracias por compartir
    y . . .

    feliz Navidad!

    ..
    .ero
    .

    ResponderEliminar
  8. Te envidio!

    La mía hace caca por una manguera y a veces se le escapa un poquito.

    Vos anduviste escarbando la historia de mi blog, deberías haberte enterado!!!

    ResponderEliminar
  9. M): Qué pobre! Vieja sucia... ja!
    Lo de impecables... a su criterio.

    MNEA): ¿Y la felicidad cuanto cuesta? Tenés razón.

    J): Yo sufrí horrores indescriptibles... fuí su valet personal.

    JAG): ¿Eso está escrito en el ADN? Porque el bingo suele venir con las arrugas y las canas.

    ML): Te das cuenta... qué crimen, mecache.

    MNEA 2): La vi, la vi!!!! Muuuuy apetecible.

    B-E S): Thank You, man. Qué linda viejita será la tuya... sufrible.

    J.A.): Ja, es cierto... pero no me animé a escarbar taaaanto jajaja.

    ResponderEliminar

La gente es mala... ¡y comenta!